Asado de pollo en una sesión de batch cooking

Asado de pollo a la cerveza
Muslos de pollo con calabaza y espárragos

Me encanta utilizar el horno en las sesiones de batch cooking, es un electrodoméstico muy útil y nos ayuda a preparar uno o dos platos mientras que seguimos cocinando en la vitro.

Ahora me hallo a la búsqueda de horno para la casa nueva, y lo busco con varias prestaciones:

  1. Gran capacidad: He visto alguno con 2 espacios separados para poder cocinar 2 cosas de forma independiente, si bien con que sea de gran capacidad (68-70 litros) me conformo.
  2. Pirolítico: Supone que el horno tiene una función de auto limpieza a través de un programa en el que se alcanzan los 500º de temperatura, con el que se consigue descomponer la grasa y/o restos de comida en CO2 y evaporar el agua. Tras ello sólo hemos de pasar un paño húmedo sobre las cenizas para tener un horno reluciente. No es para utilizar todos los días pero me gusta tenerlo para ponerlo de vez en cuando y se nos quede el electrodoméstico limpito limpito.
  3. Función de programado: Con las sesiones de batch cooking no hace falta programar el encendido o apagado porque estamos en la cocina, pero sí que es cierto que muchos fines de semana hemos preparado un asado, unos muslos de pavo al estilo cajún, unas patatas o lo que más nos ha apetecido y nos hemos ido a la piscina, a pasear, a tomar el aperitivo con amigos…. y cuando hemos llegado a casa la comida estaba preparada. Y es un placer.

También quiero que lleve ventilador y grill, pero es que es raro que no lo lleve ya ninguno.

Y una vez que tenemos el horno en casa hay que aprovecharlo al máximo, es decir, no utilizándolo para asar sólo una berenjena sino metiendo más verdura o un bizcocho, por ejemplo, de esta manera utilizamos de forma más eficiente la energía que este electrodoméstico consume.

Os paso por aquí la receta de esta semana, pero tenéis varias más por el blog, si ponéis la palabra clave «asado» en el bsucador veréis que los hago bastante a menudo.

INGREDIENTES:

  • 1 pollo de 2 kilos aproximadamente
  • 4 patatas grandes
  • 3 cebollas
  • 1 naranja
  • Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE), sal y pimienta
  • 1 cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de orégano
  • 250 ml de caldo de pollo

PREPARACIÓN

Tras precalentar el horno a 190º con calor arriba y abajo nos echamos en las manos un poco de AOVE y masajeamos el pollo hasta que toda la piel quede cubierta con aceite y de esta manera se peguen las especias.

A continuación (y tras lavarnos las manos) mezclamos en un cuenco 2 cucharaditas de sal, 1/2 cucharadita de pimienta, 1 cucharadita colmada de orégano y 1 cucharadita colmada de comino, mezclamos todo bien y restregamos por toda la piel del pollo. Reservamos

Ya sólo nos queda pelar y partir por la mitad 4 patatas grandes y 3 cebollas (puedes utilizar otra verdura que os guste más), disponerlas en una bandeja de horno y poner encima el pollo.

En este caso le he puesto dentro al pollo 1 naranja pelada, pero otras veces pongo 1 limón o incluso 1 cabeza entera de ajos. Rociamos con 250 ml de caldo y metemos la bandeja al horno.

Horneamos 60 minutos a 190º, tras lo cual subimos la temperatura a 220º, le damos la vuelta a la carne y tapamos la bandeja con papel de aluminio para que no se queme. Horneamos 30 minutos más y listo, ya tenemos un sabroso asado que nos va a ayudar a llenar nuestra cocina de buenas opciones. Espero que lo pongáis en práctica.

IDEA: Yo suelo desmenuzar la carne y la envaso en un recipiente hermético diferente al que utilizo para guardar las patatas y las verduras. A la hora de consumir es mucho más rápido, cada uno coge lo que le apetece, lo calentamos al microondas y ya está, ¡todos a la mesa!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba