Chorizos veganos

Navegando por la red he encontrado varias recetas de “chorizos veganos”. Lo tengo que entrecomillar porque ya entenderéis vosotros que son dos palabras, chorizo y vegano, que en principio no casan, ¿verdad?. Bueno, pues mezclando especias con soja texturizada se puede conseguir un “sano sustituto”. Os paso a contar cómo

INGREDIENTES

  • 80 gr. de soja texturizada fina
  • 350 ml. de agua
  • 4 cucharadas de AOVE
  • 5 cucharadas de harina integral de trigo
  • 4 cucharadas de pan integral rallado
  • 2 cucharaditas de cebolla en polvo
  • 2 cucharaditas de ajo en polvo
  • 2 cucharaditas de orégano seco
  • 2 cucharaditas de sal
  • 6 cucharaditas de pimentón dulce
  • 2 cucharaditas de pimentón picante (podemos aumentar este número y disminuir el de pimentón dulce, lo importante es que haya 8 cucharaditas en total)
  • 4 cucharadas de salsa de soja sin azúcar

PREPARACIÓN

Mezclamos en un bol la soja con el ajo en polvo, la cebolla en polvo, el orégano, la sal, y el pimentón. Añadimos el agua (si la calentamos previamente en el microondas la soja hidratará antes)

Dejamos reposar durante 20 minutos. 

Una vez pasado este tiempo añadimos la harina, el pan rallado, el aceite y la salsa de soja. Mezclamos y debe quedar una masa densa y pegajosa pero que se pueda manipular con las manos. Si vemos que es necesario se puede añadir un poco más de harina integral.

Separamos la masa en 4 y la enrollamos con papel film dándole la forma y el grosor de un chorizo. 

Cerramos bien los extremos a modo de caramelo y luego les hacemos unos nudos, aunque con cuidado de no apretar al 100% para que no explote durante la cocción.

Ya sólo nos queda cocinarlo al vapor, para evitar en lo posible el contacto con el agua. En mi caso lo cocinaré en la vaporera Lekue. Ponemos 4 dedos de agua en una olla y la vaporera con los el fiambre dentro. Llevamos a ebullición el agua y dejamos por 60 minutos, vigilando de vez en cuando que la olla no se quede sin agua.

Lo dejamos enfriar y lo desenrollamos. Podemos dejarlo así o darle una vuelta en la sartén con un poco de AOVE.

Se puede congelar una vez cocido. 

Y lo podemos usar para guisos, hacer en la sartén vuelta y vuelta, incluso tal y como están. Espero que os animéis a hacerlos y me contéis impresiones.

A los peques les han encantado. Yo no lo tenía muy claro porque a chorizo chorizo no sabe, la verdad, aunque se le asemeja. Pero el caso es que se lo han zampado a la primera. Así que tan contentos! 😀

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *