Ensalada

Una forma muy cómoda de tener ensalada «casi» preparada es tenerlo todo dispuesto en tuppers y utilizar lo que en cada momento nos apetezca. En este caso tenemos:

  • Lechuga lavada, escurrida y secada con papel de cocina o trapo limpio.
  • Tomates cherrys, listos para consumir
  • Remolacha cocida
  • Colinabo pelado
  • Huevos cocidos

Para que la lechuga dure días sin ponerse mustia, tras lavarla, cortarla y secarla muy bien la ponemos en un recipiente en cuya base ponemos papel de cocina, la lechuga encima (si es mucha se puede intercalar otro papel de cocina) y por último otro papel de cocina.

De esta manera nos aseguramos de que el exceso de humedad lo absorverá el papel. Lo mejor es cambiarlo cada día o cada 2.

Lo demás es simplemente tener preparados los ingredienes que queremos utlizar. En este caso hemos cocido huevos y remolacha, y hemos lavado y pelado un colinabo, ¿los habéis probado alguna vez? Están súper ricos, son muy crujientes y sabrosones.

Ya sólo falta montar la ensalada cuando vayamos a consumirla, aliñarla y listo. Así no da pereza comer verde, ¿verdad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *